Entradas

Mostrando las entradas de enero, 2012

No Somos Nadie

Imagen
La película se llama Mr. Nobody (Sr. Nadie), es de 2009 y fue dirigida y escrita por el belga Jaco Van Dormael, un director de quien no he visto ninguna otra película, pero ya tengo ganas. La estrella principal en nuestro amigo Jared Leto, y le siguen Sarah Polley, Diane Kruger, Linh Dan Pham y Rhys Ifans, entre otra buena gente.
Aunque está calificada en varios sitios como una película de ciencia ficción, no parece encajar en ese género, salvo por el hecho de que parte de la película sucede en el futuro - podríamos decir que la película empieza en el futuro - pero fuera de ese aspecto es puramente conjetural, como cualquier película. Si fuera necesario ponerle un rótulo, esta sería más bien una película metafísica. Tomá mate con chocolate.


El Sr. Nemo Nadie*  tiene 118 años y está a punto de crepar. Es el último ser humano mortal y por eso le hacen un reportaje para que cuente su vida; el problema es que el Sr. Nadie no cuenta una vida, si no muchas vidas paralelas. Su relato no es lin…

Mujeres de a Tres

Inevitable, ineludible, es en vano resistirse: vamos a hablar de mujeres. Para peor: de trios de mujeres. Y como si no fuera suficiente: de trios de mujeres que manejan el destino de todos. 
Es curiosa la coincidencia en las mitologías (griega, nórdica, romana) de poner el Destino en manos de tres mujeres; un Destino tan inexorable que hasta los dioses estaban obligados a obedecer; tan inevitable e ineludible como las mujeres. A ver García:

Las Nornas
Para los Vikings las nornas tejían el tapiz del Destino a los pies de Yggdrasil, aquel árbol gigantesco en cuyas raices está la fuente de todo conocimiento. En ese tapiz cada hilo es la vida de cada ser viviente, y el largo del hilo representa, claro, cuánto va a vivir cada uno. Las Nornas son, obviamente, tres: Urd (lo que ha ocurrido), Verdandi (lo que está ocurriendo ahora) y Skuld (lo que debería ocurrir). Es interesante esta última variante, donde estábamos todos esperando el futuro, lo que ocurrirá, pero no: patinamos como loro en bal…